Presentación entre amigos

lunes, 23 de agosto de 2010 9 comentarios
No sé si por timidez o vergüenza pero todavía me cuesta decirles a la gente de mi entorno que tengo un blog. Que me paso horas buscando información para luego publicarlo en él, oliendo perfumes y leyendo sobre ellos, que me emociono cuando me regalan muestras y que suelo pagar dinero sólo por el placer de probar nuevos olores. No deja de sonar un poco friki. Pero supongo que lo que más respeto me da es imaginar a gente conocida leyendo lo que escribo, siempre es más fácil escribir para desconocidos.

Pero hace un par de semanas di un gran paso. Tenía comida con mis padres y unos amigos, y aquella mañana pasé por correos a por unas muestras que me mandaron los de la perfumería The Vanity (pronto llegará el post sobre ellos). No pude contener la ilusión que me hizo y en el coche se lo conté a mis padres (todavía no sabían nada...). Pero al que se lo quería contar especialmente era a J., patriarca de la familia con la que hemos ido de vacaciones todos los años, conociendo juntos casi todas las partes de la geografía española. Los últimos años el viaje suele ser "sin niños" porque los niños ya estamos mayores, y de eso que se libran porque ahí les tendría buscando perfumerías todo el día, jeje. Pero aunque estos años ya no hayamos coincidido tanto, J. siempre me ha animado a seguir con mi "afición" perfumística y me parecía que le debía una presentación de mi tocador particular.

Cuando sacamos el tema, me hizo gracia porque mi padre se fue directo al coche a por una muestra que le había regalado yo: New York de Parfums de Nicolaï.




Un perfume masculino y elegante que tiene un toque retro que lo hace diferente y especial. Un toque de distinción en sus notas, como un traje de un buen sastre. Uno de los pocos perfumes que consiguió 5 estrellas (máxima puntuación) en la guía de perfumes The Guide de Luca Turin & Tania Sanchez, que tantos perfumes despelleja.

A J. le puse dos retos: primero, me tenía que encontrar en la red y segundo, tenía que escribir una opinión sobre New York, que mi padre ya se lo había puesto en la muñeca.

Como buen rastreeitor J. me encontró en una mañana y me escribió un mail que me encantó. Espero que no le importe que lo comparta con vosotros:



Maia, querida, superar el primer escollo, el de encontrar tu blog, no ha sido difícil. "San Google" te tiene en sus oraciones, como no podía ser de otra manera. El blog me ha gustado, y mucho. Tiene sensibilidad y conocimientos, aspectos difíciles de conjugar, que resolvéis más que notablemente.

Afrontar la segunda parte, escribir mi opinión sobre "New York", se me antoja, no ya difícil, sino rayando lo imposible. Mi olfato ha sido educado más como un automatismo de defensa contra malos olores, que como un sentido capaz de proporcionar placer. Otro de los aspectos que me ha hecho reflexionar, es que el sentido del olfato requiere en muchos casos de un acercamiento.

Percibo mi sentido del olfato como tosco, carente de la más mínima educación. Me siento como se debía sentir James May cuando comenzó su aventura vitivinícola con el eminente crítico Oz Clarke, totalmente perdido. No obstante, voy a ser atrevido.


El perfume no lo percibo como muchas veces se describe New York, agresivo, competitivo y peligroso. Más bien, lo siento como el New York que yo me he encontrado las veces que allí he estado, amable y complejo.

El perfume se me antoja amable, porque invita al acercamiento, no es suficiente con sentirlo una vez. Una vez percibido invita a seguir deleitándose en el.

El calificativo de complejo, porque sinceramente, no se definir su aroma. Como New York, si alguien me preguntara como son sus habitantes, sería incapaz de hacerlo de otra manera, ya que existe una amalgama enorme de personajes. Lo mismo me pasa con el perfume, lo siento como un aroma complejo pero amable.

Agur.



J., has salvado más que bien el escollo de la descripción, porque muchas veces los perfumes no son meros olores si no las sensaciones que nos transmiten.

Poco más que añadir a su particular visión de New York, sólo ese halo Mad Men que me evoca a mí y que tan de moda está últimamente, aunque en esta ocasión les toca a ellos.


Notas del perfume:

Salida: bergamota, limón amalfi y clavo.
Corazón: tomillo, canela, pimienta y pimentón dulce.
Fondo: musgo de roble, vetiver y ámbar.




Besos y a oler bien!




MAIA

9 comentarios:

  • Isa dijo...

    Excelente entrada, Maia :)

    Me ha gustado mucho leer la carta de J. (al que mando un saludo si nos lee). Gracias por compartirla con el blog.

    No sabía o no recordaba que New York de Nicolai había conseguido las 5 estrellas de Luca Turin y Tania Sánchez.

    ¡Besos!

  • Nina dijo...

    Tienes toda la razón, siempre resulta mucho más fácil hablar para desconocidos. De hecho, en mi caso, todavía hay gente que no sabe que yo también tengo un blog, quizá sea por el miedo a sentirme ridícula, o será un pánico escénico que arrastro desde la infancia, cuando se lo conté a mi madre me dió un poco de corte, sólo lo sabíamos mi chico y yo y ahora ya lo sabe alguna gente más, pero no sé, como que corta un poco, porque aunque hables de cosas superfluas, de alguna manera, te muestras un poco a ti misma.

    Al igual que le ocurre a Emperatriz, yo también estoy aprendiendo un montón de cosas con tu blog, para mí, el mundo de los perfumes era completamente desconocido, siempre usando el mismo perfume, sin embargo tu nos pones en bandeja un montón de posibilidades para elegir.

    Un beso.

    Nina

  • Anónimo dijo...

    Hola guapísima ,ahora ya sé quién has salido escribiendo(de maravilla...)
    Cada vez me gusta más(si cabe)el blog!!!!

    Muchísimos besos a las dos
    María(Aguadulce)

  • Anna dijo...

    Desconocia que hubiera tantos perfumes que se salen de las marcas convencionales, y hay que ver de que cosas se saca la inspiración¡¡

  • ronury dijo...

    que bonito! me ha encantado lo que has contado, a mi me pasa igual me da cosa contar a mis amigos lo del blog, lo sabe mis hermanas, mi marido y mis padres... si que es más fácil escribir para desconocidos.
    te sigo.
    un beso.
    nury

  • Marta dijo...

    Te entiendo perfectamente. A mí también me cuesta mucho decir que tengo un blog. De hecho, si puedo evitarlo no se lo digo a la gente porque me da como verguenza, no sé.

    Si te sirve de algo, a mí tu blog me encanta y estoy de acuerdo con J. en que tiene una gran sensibilidad.

    Un beso!

Publicar un comentario en la entrada

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB