1697

jueves, 17 de febrero de 2011 12 comentarios
Hace un par de años me daban una envidia tremenda los blogs internacionales de perfumes que tenían el privilegio de probar las fragancias antes de que salieran al mercado. Aún me siguen dando un poco de envidia pero últimamente tengo la gran suerte de que a mí también me toque probar algo inédito de vez en cuando.

Lo último, 1697 de Frapin. Creador, Bertrand Duchaufour (aquí para conocerle un poco más), una garantía.




Así lo describe la propia casa:

En el año 1697 el tribunal del Rey Luis XIV ennobleció a la familia Frapín otorgándoles su propio escudo de armas.


El Rey Luis XIV fue conocido como "El Rey Sol", el cual era un hombre caracterizado por su valentía, fortaleza y sobre todo por su pasión por la belleza, las mujeres y el amor.


El reinado y la corte de Luis XIV mantuvieron en esa época un desarrollo de la opulencia y la riqueza extrema reflejándolo en su castillo, la conquista de nuevos territorios, excelentes construcciones (Versalles, Vaux-le-Vizconde), grandes cacerías, gastronomía, magia, danzas y grandes fiestas llenas de deseo y placer.




Parfums Frapín & Cía. ha realizado un llamamiento al perfumista Bertrand Duchaufour para crear una fragancia que refleje toda la sensualidad de aquella época.


Para 1697, Duchaufour, imagina unas notas picantes pero sofisticadamente dulces.


Con la utilización de las mejores materias primas de altísima calidad, ha conseguido una fragancia seductora, irresistible y poderosa. Su ingredientes más preciados serán la utilización de Absolute de Ron, Davana, Cuero... El primer aroma del Ron es rápidamente amplificado por la Davana acentuándolo hasta llegar a una hechizada atmósfera de Coñac y Cuero. 



No sé vosotros pero leyendo la descripción yo ya estoy con Leonardo DiCaprio y sus mosqueteros en El Hombre de la Máscara de Hierro, y después de olerlo sigo aún en él.




Efectivamente la salida es puro ron, pero apenas dura 10 segundos. Después se vuelve picante, rudo y tiene un deje especiado que le da el clavo. Cuando los minutos pasan, se va poniendo algo más dulce, pero siguiendo con un carácter seco y (aunque no me gusta poner sexo a las fragancias) varonil.

Duchaufour tiene la habilidad de crear perfumes que transmiten emociones, y 1697 no es una excepción. No es un perfume para todos lo públicos, digamos que es para mayores de 18, porque además parece que igual que un buen coñac, lleva años reposando hasta que le ha llegado en momento justo.



Besos!!

12 comentarios:

  • Marta dijo...

    Qué suerte que ya te dejan probar las fragancias antes!

    A mí es que lo del ron como olor no me llama demasiado, pero al atmósfera del siglo XVI me encanta.

    Besos!!

  • Anónimo dijo...

    Me gusta el concepto y tengo muy mitificada esa época de máximo esplendor y gran hedonismo en la corte del Rey Sol. Y me suscitan curiosidad las notas de ron y davana. La nota de coñac la he probado en un perfume sólido de In Fiore, Vanille Absolue, creo recordar y me encantó, al menos en aquél. Lo probaré en cuanto tenga ocasión.
    Bicos

  • Sarai dijo...

    Hola wapa!!

    Pues si que tiene que ser un lujo el poder conocer algo ates de que salga jeje que bien!! me alegro mucho por ti!

    Da gusto como explicas las fragancias, me encantaría poder saber así jeje

    Un besote!!

Publicar un comentario

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB