La vuelta al mundo en 80 perfumes (parte 4)

domingo, 27 de febrero de 2011 16 comentarios
Ha pasado tiempo ya desde la última vez que hicimos parte de nuestra vuelta al mundo en 80 perfumes. Por aquel entonces seguro que muchos no conocíais este tocador, por lo que os invito a acompañarnos en nuestro recorrido particular.

El viaje lo dejamos en la India, en Jasailmer, y de allí emprendemos el viaje rumbo a Dilmun, uno de los antiguos enclaves comerciales en las islas de Baréin. Según la mitología sumeria, Dilmun era "el lugar de la salida del sol" o "la tierra de la vida" donde puede que estuviera localizado el jardín del Edén




Hoy en día, una de las maneras de viajar hasta allí es el "Lost Paradise of Dilmun Water Park", un parque acuático algo diferente situado también en Baréin. Otra manera, algo más accesible, es oliendo el perfume homónimo de Lorenzo Villoresi.




Dilmun, una de las versiones más especiadas y especiales del nerolí, es una de esas fragancias que consiguen evadirte del mundanal ruido y transportarte aunque sea mentalmente, a ese ansiado jardín paradisíaco.

Adentrándonos en tierras continentales y avanzando hacia en noroeste, nos vamos hasta las montañas de Turquía.




En sus múltiples viajes a ese país se inspiró Jean-Paul Millet Lage, perfumista y propietario de Maitre Parfumeur et Gantier, para crear Bois de Turquie.




Notas como bergamota, mandarina, geranio, iris, canela, sándalo, pachouli o mirra hacen de ella una fragancia equilibrada y raramente familiar.

Y llegamos a la capital, Istanbul. Más concretamente al río que la divide en dos, el Bósforo.




Su travesía es lo que nos propone uno de los últimos lanzamientos de L'Artisan Parfumeur, Traversée du Bosphore, de la mano del perfumista Bertrand Duchaufour.




Reconocido como uno de los mejores lanzamientos del año pasado, con la original mezcla de notas como cuero y tabaco con toques frutales de la manzana o dulces de la vainilla, ha conseguido cautivar a gran parte de crítica y público. Sin duda, un perfume que me muero de ganas de visitar.

El siguiente paseo lo haremos en barco, por el mar Egeo, intentado emular el viaje que hizo Pierre Loti y que luego plasmó en su libro semi-autobiográfico Aziyadé.




Entre Grecia e Istambul (nosotros vamos en sentido inverso), cuenta la historia de amor con la joven Aziyadé, que era parte de un harem.

En ese libro se inspiró Parfum d'Empire para crear la fragancia llamada del mismo modo.




Frutal y especiada nos transporta a aquellos misteriosos mundos que tan lejos se nos quedan.

Y sin abandonar en Egeo, ¿a quien no le gustaría pasar un rato en cualquiera de sus islas griegas? Por desgracia esta vez la parada no será demasiado larga pero suficiente para hacernos soñar un poco. ¿La elegida? Naxos.




En ella, más concretamente en Apollonas, se encuentra un Kouros de más de 10 metros tumbado en el suelo. Construido en el siglo IV antes de Cristo, representa la imagen del dios Dionisio, dios del vino.

En estas esculturas masculinas está inspirada la fragancia que lanzó Yves Saint Laurent en 1981 de la mano del perfumista Pierre Bourdon.




Dicen que huele a hombre. No lo he probado pero curiosidad tengo.

Ya en la península griega, en las montañas del norte se encuentran los Monasterios de Meteora. Construcciones encaramadas en la cumbre de impresionantes masas rocosas que fueron declarados por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en el año 1988.




Templos Cristiano Ortodoxos, su origen se remonta hasta el siglo XIV, cuando fueron construidos para  huir de los turcos y de los albaneses.

En las montañas del norte, pero más concretamente en la costa, está inspirado el perfume ya descatalogado de Diptyque L'Eau Trois.




Con la mirra como nota predominante acompañado por mirto, orégano, jara, pino, laurel, tomillo y romero, hacían de la fragancia una de las colonias con más personalidad.

Dejando Grecia atrás, volamos hasta la fría Rusia. Nuestra última parada del día va a ser Sérguiev Posad, uno de los lugares de más activo culto de la creencia ortodoxa.




Llamado Zagorsk entre 1930 y 1991, fue el sitio elegido para dar nombre a una de las fragancias de la Serie Incienso de Comme des Garçons, a la dedicada a la religión ortodoxa.




Zagorsk es ligero, algo melancólico, el olor de los monasterios rusos metido en un frasco.

Aquí nos quedamos hasta la siguiente vez, espero no tardar tanto otra vez para retomar nuestro viaje.


Besos!!

16 comentarios:

  • la emperatriz de lavapiés dijo...

    Increíble viaje. De todos los lugares que has mencionado sólo he visitado Estambul, y sin duda me huele a cuero y manzana (nunca he tomado un té tan rico como el de manzana en el Gran Bazar). Genial esta serie de post.bss
    http://ellavapiesdelaemperatriz.blogspot.com/

  • Lynn dijo...

    Perfumes y viajes, muy buena combinación. Me encantaría oler Traversee du Bosphore, ya que no he podido ir todavía a Estambul, almenos poder imaginar con este perfume que estoy allí.

    Bss.
    http://melancora.blogspot.com

  • Anónimo dijo...

    Hay muchos de ellos que conozco y me gustan, otros no. Pero yo quería pararme en Kouros, creo que ninguna mujer debería dejar de oler el perfume del jabón Kouros en el cuerpo de un hombre. Una experiencia altamente recomendable. Creo que me gusta incluso más que el perfume...
    Bicos

  • Anónimo dijo...

    Creo que he extrapolado mi experiencia personal sobre Kouros, que intente la experiencia quien se siente tentado por ella, no pongamos cortapisas a la libertad olfativa de nadie.
    Bicos again

  • Marta dijo...

    Me encantan tus post sobre la vuelta al mundo, lástima que de momento no he pisado ninguno de los lugares que mencionas... Ojalá algún día :)

    Un beso!

Publicar un comentario

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB