Olvidar el olor por las prisas II

sábado, 23 de julio de 2011 5 comentarios
(continuación de la primera parte)

Coloqué su olor en la bolsa de viaje.

(...)

Como os dije, yo no podía deshacerme del olor de ella, pero si lo metía en la maleta y me lo confiscaban sería otra persona la que se encargaría de destruirlo, y eso en mi código post-ruptura estaba permitido. 

Sé que aquello era igual de cobarde, pero al menos sentía que no era yo quien me libraba de su olor.

Antes de colocar la maleta en la cinta, pensé que por una vez esa estúpida norma relativa al transporte de líquidos tendría un sentido y serviría para que alguien con el corazón totalmente destrozado tuviera una oportunidad de comenzar a sanar.




Dejé la maleta con su olor sobre la cinta y poco a poco se fue introduciendo en los rayos X.

Tuve la sensación de que cuando el guardia de seguridad mirara su pantalla no solo vería un frasco de perfume, sino también toda mi vida, toda mi ruptura y todos mis problemas con ella.



Si tú me dices ven lo dejo todo... Pero dime ven, Albert Espinosa




La historia sigue, pero no me parece adecuado desvelar el final.



Besos!!


P.D.: Inma, tu comentario era mucho más bonito que la realidad, pero no sé que hice y se me borró por completo. 

5 comentarios:

  • Mandalas, Espacio Abierto dijo...

    Hola Maia

    Realmente inteligente, no se me había ocurrido pensar en esa solución. Se nota que no viajo mucho en avión;).

    No, no desveles aún el final. Ahora podré pensar qué pasará, ¿se romperá el frasco? ¿lo confiscarán? .... Interesante.

    Besotes.

  • Irene dijo...

    Ay,como si fuera tan fácil librarse de un olor...Como ritual está bien, pero como utilizase algo mínimamente conocido, el sufrimiento está asegurado. Nada mejor para evocar algo o a alguien que una fragancia. Al final, esta novela sí que va a ser best seller veraniego por tu culpa!!!

  • Ana, HendayeStyle dijo...

    Maia, cómo me gusta la intriga que le pones, el cómo lo narras... es como si estuviera leyendo un libro de intriga...
    El final ¿lo busco yo? esto es como los libros de cuando éramos pequeñas (Elige tu propia aventura) aunque con los años que te saco, no sé si te llegaron... jajaja

    Besotes

  • Lynn dijo...

    Que intriga! Creo que ante una ruptura todos tenemos nuestros rituales para intentar superarla.

    Bss.
    http://melancora.blogspot.com

  • Anónimo dijo...

    Kaixo!

    Gustatu zait honek nola uzten duen erabakia destinuak erabaki dezan berak beharrean...zenbatetan kostatzen zaigu erabaki bat hartzea egoera horri aurre egitea kostatzen zaigulako.

    Intrigatua utzi nazu!!

    Muxu,

    Irune

Publicar un comentario

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB