Última obsesión: las velas

lunes, 26 de diciembre de 2011 15 comentarios
Los que me siguen por Twitter, ya sabrás cual es mi última obsesión: las velas aromáticas.

Hace poco me cambié de casa y las velas se han vuelto una gran parte de la decoración. Me gustan como quedan apagadas y aún más encendidas. Me he vuelto adicta al ritual de sofá + ordenador o libro + vela. Y aunque al principio intenté buscar velas buenas-bonitas-baratas, me he tenido que rendir ante la evidencia de que aquí o pagas un poco más de lo que nos gustaría, o la habitación termina oliendo a cera y humo.

Por eso, después de algún que otro chasco con tres velas de una marca en la que yo tenía depositada mi confianza, decidí ir a lo seguro y opté por las famosas velas de Diptyque. Teniendo en cuenta las fechas me decanté por la edición navideña de Epinette y la nueva vela 34.





La primera por su olor a pino verde y la segunda por el precioso frasco de cerámica.

Lo curioso fue que la semana pasada me enteré que mi querida Mer de galletas de ante anda en una encrucijada parecida buscando su olor (aquí), y nos preguntaba a qué creíamos nosotras que olía su blog.

Yo me puse a pensar, porque con el cariño que le tengo a Mer y lo mucho que me gusta su blog quería dar en el clavo. Para mí huele a un olor floral suave, con un punto cítrico y luminoso, pero todo muy limpio y puro.

Después de unos días se me encendió la bombilla: la vela de Aqua Universalis de Francis Kurkdjian.




Me parece que podría ser perfecta para Mer, y para mí, ya he fichado la vela Pour le Matin, un poco más cítrica y menos floral que Aqua Universalis.

Otras velas que estoy deseando probar son las de Oliver & Co, después de que Paula de Olivia, jabones de cuidado me las haya recomendado una y otra vez. De toda su gama, sin duda, la primera que probaré será Henolia.




Con su olor a heno recién cortado es la vela perfecta para mí y mi obsesión por lo verde.

Pero bueno, todos los fichajes tendrán que esperar algo porque las velas duran una eternidad. Las dos de Diptyque, después de haberlas tenido encendidas durante toda la cena del 24 y toda la comida de ayer, apenas se han gastado. Eso si, han sido la sensación de la velada.


A vosotros, ¿os gustan las velas?



Besos!!

15 comentarios:

  • mer // galletasdeante dijo...

    Maia!! Muchísimas gracias por la mención y por el trabajo de buscarme mi olor :) Ahora solo tengo que encontrar un sitio donde pueda olerla, pero desde luego con el toque cítrico, floral y q huela a limpio has dado en el clavo!! Un besito enorme y te informaré cuando la encuentre!! Mua!!

  • lacmé dijo...

    Pues aromáticas no... quemo muchas velas en casa, me dan buen rollo, pero sin olores. Las compro en cererías antiguas, llenas de santos. Para perfumar, soy más de inciensos indios, perfumes de ambiente, como los de Floris o l'Occitane. Y casi prefiero no empezar con ellas, porque intuyo que pueden crear otro agujero negro en mi maltrecha cuenta corriente
    Bicos

  • Palmer girl dijo...

    pues ya me imaginaba que esto de las velas sería como siempre: si cuestan es porque lo valen ;) y teniendo ya el vicio de los potingues y los perfumes me duele gastar otro tanto en velas, pero siempre he querido la de Muguet de Dyptique. Por otro lado, tengo mucha curiosidad por los perfumes de Oliver & Co. Ojalá pronto nos cuentes qué tal. Feliz navidad!

  • Wayaiu dijo...

    Pues adoro las velas. Pero para ambientar prefiero mi Lampe Berguer. Por eso mismo que dices. O inviertes en veras prohibitivas (para mí) o acaba oliendo a cera y humo. Que también tiene su punto. Pero no es lo que busco normalmente. <3<3

  • Anónimo dijo...

    Hola Maia!!

    Me chíflan las velas, el olor y tambien como decoran. Siempre y cuando sean bonitas claro o que tengan algo especial. Era muy aficionada a ellas pero con dos peques en casa ya no puedo encenderlas. Aquí, ya sólo podemos encerder las de los cumpleaños. Tendré que dejarlo para cuando sean mayores. Pero me encantan las velas, dan un ambiente a la casa tan romántico y acogedor.
    Mi madre tubo una hace años, que era Cabotine de Gres, era muy floral creo recordar y de color verde. Era un olor increíble, pero no sé por que razón, sólo la encendía en verano.

    Besos!!


    Inma.

  • Lynn dijo...

    Lo cierto es que no me entusiasman las velas porque nunca he tenido de las buenas y claro, así la casa acaba oliendo a iglesia, lo que desde luego no es el efecto buscado. Pero con una buena vela la sensación debe ser única.

    Bss.
    http://melancora.blogspot.com

  • Anónimo dijo...

    Kaixo!

    Asko gustatzen zaizkit, eta zorionez mutilari ere! Egia da ere, horrelako berezirik ez degula inoiz erosi garestiak direlako, baino pixkanaka erretzen direla badiozu, agian ez dago hainbesteko diferentziarik arruntekin konparatuz.

    Zmz zabiltza?

    Muxu,

    Irune

  • Stephanie dijo...

    hola! Habíamos hablado por twitter peor no había pasado por tu blog, ami también me encanta, no salgo de IKEA sin la mega vela de vainilla, y en verano aprendí a hacerlas aunque nunca las he vuelto a hacer! un post muy chulo, te sigo!
    www.thefourthcornerofstephanie.blogspot.com
    xoxo

  • Anónimo dijo...

    Para mi una de las mejores velas es Abd el Kader de Cire Troudon, la venden en Urbieta. Y deja un olor muy agradable y duradero la de Granada de santa maria novella.

  • Frank dijo...

    ¡Hola Maia!

    Pues si, me encantan las velas. Pero me pasaba lo que a ti. Luego todo huele a cera y humo. Pero desde que descubrí las de Molinard, buenas, bonitas y baratas, como que no me resisto a ambientar mi habitación o todo el piso. Y eso no es todo. También varitas de incienso o esencias para quemador. Mi ritual: encender vela, preparar té, recostarme en el sofá y beber té mientras leo un buen libro.

    Besos.

    Frank
    alalavandepourhomme.blogspot.com

Publicar un comentario

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB