Tardes

miércoles, 29 de febrero de 2012 10 comentarios
Ahora que los días se están alargando y el sol empieza a calentar un poco, se anhelan más que nunca esas tardes infinitas de verano. Porque estos días, por mucho que nos hagamos ilusiones a mediodía, en cuanto empieza a esconderse el sol la realidad de que aún faltan meses para esas tardes se nos echa encima.

Pero por mucho que queramos, las tardes de ahora no huelen como esas deseadas tardes. Las que aún están por llegar huelen a piel tostada al sol, a brisa marina, a la sombra de un árbol, a café con hielos, a crema solar, a arena, al olor a champú que queda en el pelo que te niegas a secar después de esa tardía ducha, a fruta madura, a flores del campo, a hojas de un libro recalentado, al frescos de una casa a oscuras, a ensalada de tomate... a tranquilidad y sosiego.




El olor tan característico de esas tardes es una de las tres fragancias que sacó al mercado en 2010 la casa Carner Barcelona. Tardes, que la fragancia no se podía llamar de otra manera, atrapa a la perfección toda esa atmósfera soleada y veraniega.




Aunque el perfume es dulce, queda lejos de empalagar y se adhiere a la piel como una cálida caricia. Un potente heliotropo acompañado de la almendra y la haba tonka, consigue transportarnos una y otra vez hasta ese rincón donde pasamos esas grandiosas calurosas tardes.

Por mi parte me despido al sol, leyendo un buen libro y con mi café con hielos en la mano.



Besos!!

10 comentarios:

  • lacmé dijo...

    Sí señora, una actitud más que correcta frente a la vida, el hedonismo en las pequeñas cosas, de principio a fin. El perfume, con haba tonka y almendra, mmmmmm creo que lo probaré.
    bicos

  • Little Muna dijo...

    Las tardes de primavera aún están por llegar pero tienen un olor muy especial, fresco y cálido que siempre agradezco después del inverno. Me ha sorprendido que exista un perfume que se llame Tardes, habrá otro que sea "Mañanas" o "Noches"?

    besos

  • la emperatriz de lavapiés dijo...

    Este post me ha flipado. Las tardes de verano... qué ganas. El otro día me acordé de las tardes de los viernes de junio cuando salía del colegio o del instituto y me iba con las amigas a pasar toda la tarde fuera, a jugar al baloncesto o a vagabundear por ahí. Mi barrio, que está un poco apartado del centro de madrid, me evoca los olores del césped recién cortado y de los almendros, pero ahora tengo la contaminación metida en las narices. Enhorabuena por el post.
    Y mil gracias por tu comentario :)

  • Anónimo dijo...

    Kaixo!

    Ba bai poetikoa jarri zaitula egun hauetako eguzki ta beroak :)) Post ederra egin dezu. Baina hemen oraindik hotza eta euria egingo du atsalde hoiek iritsi baino lehen...pixkat gehio itxoin beharko.

    Bitarten J ta ni, negua pixkat moztuko degu astearterarte Sevillara bait goaz. Mmm...argitasuna ta koloreak dazkat buruan sartuak (ez naiz inoiz egon), ea....

    Muxu,

    Irune

  • Sarai dijo...

    Hola wapa!!!

    Que sensación más agradable me ha dejado tu descripción de las tardes de verano... Que ganas tengo de ellas!!!

    Un besote!!!

  • Ana, HendayeStyle dijo...

    Jooo, pues tal y como lo has descrito necesito olerla... con lo que me gustan a mi las tardes de verano... y como huelen...

    El otro día, ya en mi casa olía a cesped cortado, ese olor también tan característico de los días de calorcito... y me encanta...

    Besotes guapa!!!

Publicar un comentario en la entrada

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB