La Lavanda de la Pradera

lunes, 15 de octubre de 2012 8 comentarios


Casi tres años con este blog y aunque todavía tengo muchas cosas que contar, a veces me da miedo ser demasiado repetitiva. Pero supongo que es lo que hay, mis gustos son los que son y mis recuerdos, de la misma manera, son solo los míos. ¿Y a qué viene esta introducción? Pues porque hoy me apetece hablaros de la lavanda una vez más.

La lavanda, una de las flores más utilizadas en la perfumería, en todos sus niveles, desde las aguas más frescas hasta las composiciones más elaboradas. Pero aparte de lo versátil que es, diría que es una de las fragancias que primero relacionamos con el mundo del perfume. En casi todas las casas ha habido alguna agua de lavanda… a mí me trajo la mía mi tía de unas vacaciones en la Provenza. El olor siempre me traslada a aquella tarde de verano en la que olí su perfume por primera vez. Cada vez que alguna brisa me acerca la fragancia, o cada vez que la percibo en algún perfume en su versión más fresca y natural… vuelvo a tener ocho años y vuelvo a tener esa sonrisa a la que siempre le faltaba algún diente.

Y con estos recuerdos que me produce, normal que me encante oler a lavanda en cualquier parte. Cada primavera digo que plantaré una en el balcón, pero el hecho de que a las abejas les guste su olor tanto como a mí me echa siempre para atrás. Por ahora seguiré conformándome con poner bolsitas y jabones por las esquinas.


Pero además que por los rincones de mi casa, también se encuentra presente en mi tocador. Cada noche antes de meterme a la cama, me pongo unas gotas de Lavanda de Provenza de Jimmy Boyd, para que de paso me ayude a relajarme y descansar mejor. Pero también tengo mi lavanda diurna, más de una vez os he hablado de Eau Illuminée de Parfums DelRae, con limón y albahaca, que me da el chute de energía que necesito en mis días más apagados.

Aunque si en esto de las lavandas hay unos reyes son los británicos. Mi favorita es Oxford & Cambridge de la casa Czech & Speake, una de las eternas aspirantes a ser parte de mi colección. Cada vez que la huelo me veo a mi misma saltando por alguna pradera con un ligero vestido blanco. Puede que justo sea por eso por lo que nunca me la compro, porque prefiero que siga inspirándome momentos así en vez de rutinas diarias.


Y si hablamos de los british, no podemos olvidarnos de Penhaligon’s. Su Lavandula es igual que una suave caricia, tierna y limpia. O Blenheim Bouquet, igual de elegante pero algo más cítrica, que os contaré que es la preferida de cierto gentlemen vividor que anda levantando pasiones por la blogosfera.

Siguiendo la misma estela está Antiheros, una de las fragancias más clásicas de Etat libre d’Orange, en la que la lavanda se encuentra aterciopelada por el almizcle. Más arriesgada es Reverie au Jardin de Andy Tauer, con una intensidad inusual de la protagonista, empujada por el abeto y la raíz de Florencia. También original es la combinación de lavanda, vainilla y ajenjo que presenta By Kilian en su A Taste of Heaven.

Pero cómo no hablaros de su faceta más testosterónica. Porque tanto hablar de las féminas de Robert Piguet, había dejado en el olvido a Cravache, la mejor fragancia masculina de la casa y un perfecto ejemplo de la lavanda más arreglada y trajeada, con esmoquin y de etiqueta.

Y después de tanta presentación, ahora ya toca oler y disfrutar. Yo me voy a permitir terminar este lunes saltando por algún campo de flores al más puro estilo Heidi.

Besos!

8 comentarios:

  • Cinti CosmeticaKfunciona dijo...

    a mi tb me gusta muchisimo, en saquitos y en algunos productos de limpieza. No suelo usarla como colonias o perfumes pero si me han hablado de lo bien que va poner un poco en la almohada y eso lo quiero probar, a ver si doy con la adecuada!!!

  • Ana Ruiz dijo...

    Igual que vosotras, a mí me gusta mucho su fragancia. Me recuerda a limpieza, a campo y relaja mucho. Para nada eres repetitiva, más bien al contrario, siempre es un placer leerte. No cambies.
    Ana

  • Sarai dijo...

    Hola wapa!!!

    A mi la lavanda me recuerda a mi padre y a mi abuela, como el romero, ellos fueron los que me enseñaron a conocerlas...

    Un post muy chulo!

    Un besote guapa!!!!

  • Frank dijo...

    ¡Hola Maia!

    Por eso mismo mi blog le rinde homenaje. La lavanda es especial. Resulta inspiradora. De entre todas las propuestas que haces, me quedo con Cravache de Piguet. Distinción en estado puro. Magnífica.

    Un beso

    Frank
    alalavandepourhomme.blogspot.com

  • Anónimo dijo...

    Para la almohada entre otras suelo usar una 'brume' de Molton Brown k la verdad ni se su composicion xo el frasco es lila. Que maravilla leer tus post.
    Gabon,
    Irene

  • Joaquim dijo...

    Y que tal Kiki de Vero Profumo? Una maravilla de lavanda, caramelo y almizcle solo al alcance de un genio como Vero Kern. No me gusta nada la lavanda, pero Kiki...

Publicar un comentario en la entrada

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB