Mi joya invisible

martes, 6 de noviembre de 2012 10 comentarios

Camiseta básica, sudadera deportiva y abrigo calentito. Por debajo, seguro unos vaqueros cómodos y unas zapatillas Converse. Pero hay un detalle que convierte en especial este look tan básico. O mejor dicho, en vez de convertir especial el look, le hace sentir especial a la que lo lleva. Ese precioso maxi anillo de Yves Saint Laurent. Muchos dirán que no pega, que es una horterada ponerse una joya así con un look tan sport. Pero perdonarme los que pensáis eso, no tenéis ni idea. Esa magia de saber justo qué hay que mezclar con qué, cuándo y cómo, es tener estilo. Yo lo intento, aunque no sé si llego a conseguirlo.

Pero es que a veces hago un poco de trampa. Bueno trampa, es una manera de decirlo. Digamos que la mezcla arriesgada la traigo a mi terreno, a lo que mejor domino: los perfumes (qué menos), los bolsos y el rojo de los labios (hay todo un arte en buscar rojos bonitos).

Ahora, que ya estamos pasando el otoño y a veces hasta no sabemos si estaremos ya en invierno o no, siempre apetece ir cómoda y calentita. Sin demasiadas parafernalias en la vestimenta, por lo menos de lunes a viernes, que el día tiene muchas horas como para andar incómoda. La chica de la foto no soy yo, pero podría serlo, porque ese podría ser mi uniforme diario. Pero yo no tengo anillo de Yves Saint Laurent para dar el toque distintivo, además seamos sinceros, para coger apuntes y escribir a ordenador no debe de ser muy cómodo. En el bolso tampoco varío mucho, no me quito de encima un Pliage que me compré el año pasado y en el que me entra todo. Los labios rojos suelen ser mi arma para cambiar completamente la expresión de mi cara y mi perfume joya el aliado para sentirme divina hasta en zapatillas.

Puede que os suene raro, pero últimamente, un día cualquiera, es cuando más me apetece ponerme la fragancia más elaborada de mi tocador. La fragancia joya. Intensa, penetrante, señorial, cálida y distintiva. El perfume que me eleva un poco y me hace sentir que no soy una oveja más del rebaño.


Shamsin de Atelier Flou, este es el olor que tiene poderes mágicos en mí. Me hace sentir poderosa y reluciente hasta en el lunes más gris. A veces, me emociono tanto que no me modero nada al pulverizármelo y luego cuando voy apretaba en el autobús me entra un poco de cargo de conciencia por si estaré atufando a alguien, pero solo un poco.

Porque Shamsin es el tipo de fragancia que hay que saber apreciar y saber llevar, que permitirme que os diga, no todo el mundo puede. Un jazmín intenso, amargado por la jara y el pachuli podrían ser el trío principal de la composición, aunque la amalgama es mucho mayor. Narciso, rosa, íris, olibano, almizcle, cedro, vainilla... todos presentes e insistentes, intentando no ceder demasiado el protagonismo al de al lado.

A priori sería la fragancia perfecta para llevarla una noche de gala a una cena de postín. Y no estoy diciendo lo contrario. Solo que es todavía más divertido llevarla cuando vas en vaqueros, una vieja camiseta y un moño alto que te ha salido de cualquier manera. Jugar siempre es más divertido. Y hacer un poco de trampa, más emocionante.



Besos!!

10 comentarios:

  • Sarai dijo...

    Hola wapa!!!

    Yo creo que tienes toda la razón! Saber mezclar no es tan fácil como parece... Envidio a esas personas que parece que se han puesto lo primero que han pillado sin pensar y van estupendas!!!

    Que tal todo guapa???

    Un besote!!!

  • Wayaiu dijo...

    Cómo me gustaría olerlo ahora mismo <3 Me ha encantado cómo lo has introducido. Me encanta lo que lleva la chica y el toque el anillo de YSL. No todo el mundo sabe llevar cosas así. No todo el mundo sabe llevar perfumes poderosos. ¡Que inventen un transmisor olfativo vía Internet ya!

  • Lynn / Melancora dijo...

    Yo es con los labios rojos con lo que me siento poderosa. Y es que un buen rouge hace milagros. Y no es nada fácil saber mezclar estilos y prendas y llevarlo de forma natural. Me encantaría probar ese perfume.

  • Anónimo dijo...

    Aupa Maia!

    Oso sarrera polita egin diozu lurrin horri. Gustiz ados diozunarekin. Usain hori ezagutu gabe ere, oso indartsu identifikatzen zaitut eguneroko janzki ta usain horrekin. Primeran!!

    Muxu,

    Irune

  • Viki dijo...

    Que bien lo describes Maia, invito a quien quiera probarlo a que pase por Ruiz de Ocenda, y si nos decís que venís de parte de Maia os hacemos una muestrita para que lo probeis un día especial.
    Un besazo

  • Irene dijo...

    Yo la probé en Ruiz de Ocenda hace como un mes. Me hicieron sentir muy a gusto (estuve con Sofía). Un lugar especial, mucho más que flores. Si os acercais a Bilbao os recomiendo que la visiteis, merece la pena. Shamsin me recordó a los perfumes de antaño, con mucho carácter, enfin, suscribo 100% el post de Maia, como siempre genial. Muxu. Irene

  • JARF8 dijo...

    sabes si venden minitallas o muestras tipo 2ml, es q no se donde lo venden cerca de donde vivo y por internet sin saber si me gusta o no pues no me atrevo a pedirlo.

    algunas (mas bien poquisimas) web nos dan la posibilidad de comprar muestrecitas de por ejemplo 2ml de algunos perfumes q salen entre 1€ y 2€ y asi poder saber si nos gusta o no por poco dinero

  • Estre dijo...

    Qué bonita forma de ver el perfume. En mi caso, coincido con el toque de labios rojos, que es lo que a mi me puede, tengo varios que para muchos todos serían parecidos, pero cada uno tiene su peculiaridad.
    Un beso

Publicar un comentario

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB