Sobredosis de Oud

domingo, 3 de febrero de 2013 5 comentarios

Esta semana se ha conocido cual es la mejor fragancia del año nicho según el premio FiFi en categoría Indie. Dejando atrás Cuirelle de Romón Monegal, No. 30 Eau D'Hiver de Le Cherche Midi, Rima XI de Carner Barcelona y Terrasse á St-Germain de Jul et Mad, el ganador ha sido Amber Oud de By Kilian, el último tomo de la serie de fragancias bajo el título de Arabian Nights que la casa francesa ha dedicado a la madera de Agar, Agarwood o Oud, como se le quiera llamar. La colección la completan Pure Oud (2009), Rose Oud (2010) y Incense Oud (2011) todas excelentes y con una intensidad espléndida. Ahora, en precio tampoco se quedan atrás: 295€ el frasco de 50ml, con la curiosidad de que el frasco es recargabre y que la siguiente recarga de 50ml son 125€.

Uno de los Ouds que más me maravilla es el de mi añorada Mona di Orio. Oscura y chispeante, fina, exquisita, de una calidad que se hace palpable para la pituitaria. 375€ el frasco de 100ml, ahí es nada también. Una vez me contó el embajador de las fragancias de Mona di Orio en España que cuando le preguntó si el precio no era algo exagerado, Mona le contestó "¿Sabes lo que cuesta una buena esencia de Oud?". Y si las materias son caras, el producto tiene que serlo.

Pero por muy caro que sea, la tendencia está clara: el Oud está de moda. Ahora mismo en esto de los perfumes el mercado árabe tira mucho, se gastan dinerales en ir bien perfumados y a ellos les gusta el Oud. Lo que para nosotros es un olor intenso, que nos pondríamos en sitios estratégicos dando leves toques, para ellos es algo parecido a la colonia de toda la vida y se deben de perfumar de arriba abajo. Y como ellos son los que demandan, la oferta se está agrandando a niveles algo cansinos ya. Si fuéramos matemáticos o estadísticos diríamos que es normal que la mejor fragancia del año haya sido una de Oud, porque en los últimos años casi todas las casas han sacado alguna.


Por si hay algún escéptico en la sala:

Una de las primeras marcas fue Montale, allá por 2007 sacó la primera fragancia, Original Aoud. A posteriori ha habido otros casi 30 lanzamientos con Oud-es de muy diferente carácter. Boadicea the Victorious también tiene una colección de ocho fragancias bajo el nombre de Agarwood Collection. Le Labo le puso el número 27 a su Oud, haciéndola aún más amaderada con el patchouly, el cedro y el vetiver. Tom Ford lo hizo para su colección privada seguramente debido al precio, Oud Wood, con vainilla y cardamomo. Las versiones más frescas podrían ser las de Jo Malone con sus Oud & Bergamote y Velvet Rose & Oud. El de M. Micallef es una de las más dulces, bajo el simple nombre de Aoud y con notas de miel y canela. Juliette has a Gun llevó su rosa hasta lo más oscuro de la medianoche en Midnight Oud. L'Artisan Parfumer nos trasladó a los bazares árabes con su Al Oudh añadiéndole el olor a comino y dátiles. Casas como SoOud lo llevan como referencia ya desde el nombre. El Royal Oud de Creed, creada por la sexta generación de perfumistas de la marca. The Different Company directamente sacó dos, Oud Shamash y Oud for Love, la primera con artemisia y ron y la segunda con bálsamo de Tolu y clavo, las dos de Bertrand Duchaufour. Byredo por su parte también se animó con otros dos, Accord Oud, cuero y moras, y Oud Immortel, limoncello y patchouly. Francis Kurkdjian se desmarcó de su carácter fresco y universal creando un Oud acompañado por el azafrán y el patchouly. Como parte de las nuevas colecciones de Robert Piguet tenemos un Oud con mirra bastante austero. Acqua di Parma versionó su colonia intensa añadiéndole oud y poniéndole el original nombre de Colonia Intensa Oud Eau de Cologne. Los de Bond No. 9 nos dicen que los Harrods huelen a Oud y Patcholy en la fragancia homónima. Y hasta los playeros Comptoir Sud Pacifique se han subido a la ola con un caramelizado Aoud de Nuit.

Por supuesto no me olvido de mi querido Agar Musk de Ramón Monegal del que os hablé en la entrada anterior. Que sin duda es mi almizcle y mi oud, creando una combinación perfecta.

Supongo que ahora entenderéis por qué he catalogado la oferta en un nivel algo cansino. Más que nada porque cuando ves que una casa saca una nueva fragancia de oud, lo último que te produce es intriga.

Pero bueno, no dejemos que el aburrimiento nos impida disfrutar de algunas maravillas, que hay Ouds que son simplemente espectaculares.


Besos!

5 comentarios:

  • Viki dijo...

    Hola Maia, el Oud de Mona me parece exquisito pero no me he decidido a traerlo a la tienda por su precio, seguro que lo vale pero creo que lo podrían comercializar en frasco de 30 ml. ya que no es para usarlo a diario no?
    Un placer oirte, como siempre.

  • Daniel ArterEgo dijo...

    Yo tengo el de Le Labo, aunque el oud más brutal es Leather Oud de Dior. Mi favorito era M7 de YSL, ahora reformulado y echado a perder. Los tres de MFK son interesantes también.

Publicar un comentario en la entrada

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB