Con stilettos por Lexington Av.

lunes, 8 de abril de 2013 4 comentarios

El viernes a la tarde llovía a cántaros, hice los recados pertinentes para poder dormir un poco más tranquila el sábado a la mañana y me refugié en mi morada dispuesta a ver algún nuevo capítulo de las series cabeceras (Scandal tenía todas las papeletas). Pero antes de sentarme en el sofá divisé unas muestras de Jul et Mad que tenía en el estante, aunque la verdad que llamar muestra a los preciosos vaporizadores de bolso que me regalaron es quedarse corta, y decidí probar alguna en la piel. Me decanté por Stilettos on Lex, la que a priori menos iba conmigo por su carácter floral-frutal-empolvado.

Jul et Mad es una casa francesa de fragancias lanzada el 2012 que ha tenido un inicio estelar gracias a que una de sus tres fragancias, Terrasse á St-Germain, fue finalista en los premios FiFi en la categoría Indie. La idea es contar una historia de amor basándose en diferente fragancias inspiradas en diferentes ciudades. Las tres primeras paradas son New York (Stilettos on Lex), Paris (Terrasse á St-Germain) y Venecia (Amour de Palazzo). No están mal como inicio del viaje.

Hay ciertos perfumes que por mucho que me gusten o admire, no los llevaría nunca. Son como un cuadro precioso que te encanta pasar media hora mirándolo en un museo pero que nunca pondrías en el salón de tu casa. En mi caso Stilettos on Lex hace honor a su nombre, porque tiene la misma belleza que un par de tacones de 12cm que por mucho que me gusten no iría cómoda con ellos.


La fragancia empieza con una salida frutal e inocente impuesta por la pera y aligerada levemente con toques de limón. Pero no os engañéis, esta pera no tiene nada que ver ni con la icónica Petit Cherie de Annick Goutal ni con la vintage Visa de Robert Piguet. A diferencia de las anteriores ésta tiene la belleza atrayente de una madrastra de cuento de hadas, puede que esa interpretada por Charlize Theron, y con el mismo fondo oculto, mucho más complejo y oscuro. Porque en el momento que estás confiada oliendo los toques frutales acompañados por las inocentes ráfagas de muguet, rosa o hoja de violeta, hacen aparición notas tan sombrías como el iris y tan densas como el heliotropo, dando un giro de 180º a la composición. Lo bueno es que el cambio no desagrada, sólo sorprende. Pero la aventura no termina aquí, cuando otra vez le has cogido el gusto a andar entre tinieblas, todo se vuele suave y dulce por el influjo del almizcle y la vainilla, igual que lo hiciera Disney con los finales de los hermanos Grimm.

Se podría decir que Stilettos on Lex tiene el mismo carácter que siempre nos achacan los hombres: "No quien nos entienda". Y puede que así sea, que la fragancia tenga hasta cierto carácter bipolar.

Pero yo le admiro esa complejidad, esa no linealidad y ese factor sorpresa rompiendo esquemas, porque es igual de arriesgado que salir con tacones de casa sin saber exactamente cómo va acabar tu día. Puede que termines arrepintiéndote por tener los pies destrozados o puedes lucir mejor que nunca. Todo depende de saber llevarlos. Tampoco hace falta la destreza de Sarah J., pero sí algo de habilidad y valentía.

Y carácter, mucho carácter. Porque los stilettos no son para cualquiera.


Besos!

4 comentarios:

Publicar un comentario

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB