La historia de G

sábado, 27 de abril de 2013 12 comentarios

Sentada en mi sofá con el portátil encima, así suelo acercarme yo a esta ventana.

La foto de cabecera no es porque me quiera parecer a Carrie. Después de 6 temporadas, 2 películas y 300.000 reposiciones, aún estoy meditando si me cae bien o no. Pero me parecía que reflejaba bastante bien cómo me suelo sentir, la soledad que me acompaña cuando lo hago y lo mucho que disfruto de esos momentos sólo para mí que después de darle al botón de "Publicar", también se hacen vuestros.

Así empecé a escribir este blog, para intentar dar a conocer un mundo nuevo que estaba muy al alcance de todos y es una satisfacción enorme cada vez que alguien me escribe o me dice que gracias a mí ha encontrado un universo de olores que le ha fascinado y atrapado. Esa es la maravilla que quería compartir con cada uno de los que se acerca a leer estas líneas. Y en gran parte creo que estoy cumpliendo mi cometido.

Lo que nunca imaginé y aún ahora me cuesta creer, es que el hecho de escribir este blog también me haría vivir momentos mágicos que van más allá del olor de los perfumes. Nunca me acostumbraré a escuchar las alabanzas a lo que hago, a que alguien tenga especial ilusión por conocerme o a que me comparen con la mismísima Madonna (Irene, el honor fue mío). Supongo que será porque todas estas cosas simplemente no entraban en mis planes.

Pero hace un mes más o menos, me pasó una de las cosas más bonitas que me podría pasar, de esas que te emocionan tanto como para que te caiga la lagrimilla. No sé si sabéis que colaboro asiduamente con la radio vasca Euskadi Irratia. Una vez al mes, me dan el placer de poder contar mis historias sobre olores a través de las ondas. Bueno, pues una noche de principios de abril, me llamó mi madre para contarme que una compañera del trabajo le había dicho que durante las vacaciones de Semana Santa había escuchado en Euskadi Irratia un relato en el que hablaban de mí. Era parte de un concurso de relatos que había organizado la radio con el nombre de "Maite dut Irratia" (Amo la radio) en el que los participantes tenían que escribir una historia en la que la radio tuviera especial protagonismo. Su compañera le había comentado a mi madre que le había parecido precioso y mi madre me llamaba para saber si lo podría encontrar.

Me puse nerviosísima. Era una mezcla de ilusión, orgullo y pavor. Alguien escribiendo sobre mí. Después de algunos tejemanejes, mis compañeros del programa en el que participo me mandaron la grabación y me quedé embobada. La palabra "precioso" se quedaba corta para describir todo lo que me pareció.

El relato estaba escrito en primera persona: Es sobre una chica/mujer de unos 40 años que después de mucho intentarlo por fin se ha quedado embarazada. Ha estado en el ambulatorio y le han dicho que el niño tiene una probabilidad del 50% de tener algún problema cromosómico. Le han preguntado si se quiere hacer la amniocentesis, ha dicho que se lo tiene que pensar. Se mete en el coche, pone la radio y se derrumbaba entre lágrimas al son de "Agárrate fuerte a mí María" de Los Secretos. Llega a casa y se pone a cocinar escuchando nuevamente la radio, pero esta vez hay una chica hablando. Una chica joven que habla sobre perfumes, tiene una voz dulce. Se llama Maia y dice que existen perfumes muy especiales, con olor a madera, a nieve... habla con tranquilidad y muchas veces sonríe. La protagonista empieza a imaginarse cómo será... pensando que seguro que lleva unos vaqueros estrechos... una camiseta larga... y aunque en el estudio haga mucho calor, un fular colorido al cuello. ¿Y qué olor tendrá? Seguro que este año todos están bien impregnados con el olor a lluvia. Sonríe pensando que la de la radio sabe mucho sobre perfumes, ¿de dónde le vendrá la afición? Dice que hay diferentes perfumes para a lo largo del día, que a la mañana se puede llevar uno, a la noche otro... y la protagonista decide que a ella también ya le toca cambiar de fragancia, que esa misma tarde va a ir a la perfumería. Se siente mejor. De repente escucha cómo se abre la puerta, ¿Cómo está la mamá? Es su chico. Apaga la radio.

Me quedo en silencio mirando al vacío un rato cada vez que lo escucho, y creerme que lo he hecho muchas veces ya.

Por eso quería dar las gracias a G, la autora de la historia, por hacerme el regalo más bonito que me podrían haber hecho. Por hacerme pensar, que puede que el día de alguien sea un poco más bonito porque me escucha hablar sobre perfumes o porque lee lo que escribo. Porque puede que a alguien le entren ganas de darse el capricho de un nuevo olor o simplemente de sentir el placer de buscarlo. De disfrutar un poco más de nuestra vida cotidiana.

Muchísimas gracias a G, a Irene, a Ana... y a todos los que leéis esto o me escucháis en la radio. Por hacerme sentir tan bien y darme tantas alegrías.


Besos!


P.D.: Aquí os dejo el enlace de la preciosa historia de G en euskera: Irratia lagun.

12 comentarios:

  • Irene dijo...

    Pues nos has emocionado a todos.... again. Creo que todo el que te conoce directa o indirectamente a través de lo que escribes, se da cuenta de que eres una persona brillante y con mucha personalidad. Dominas el mundo del perfume pero además, leo con atención lo que escribes porque me da una visión diferente de las cosas. Está claro que eres capaz de cambiar el ánimo de la gente así que... sigue así!!! Muxu

  • Anónimo dijo...

    Hola guapa. yo, que al igual que la protagonista de la historia que has contado se lo que es pasar por la lucha de la maternidad y a la vez amo los perfumes con todo mi corazon, te dgo que adelante que sigue asi ... que no todo el mundo es capaz de entender lo que significa un aroma, pero los que amamos ese mundo si. Cuando nació mi hijo, yo no quise un anillo ni una pulsera , le pedi a mi marido un perfume que fuera una joya ... y me regalo Joy .... esa es mi joya como lo es mi pequeño ... sigue transmitiendo sentimientos porque en el mundo en el que vivimos nos hacen muchisima falta.

    Un admiradora

  • Cotton Mouth dijo...

    Es que se nota la pasión con la que escribes y nos la transmites! Feliz 1 de mayo :-) , no sé si lo habrás celebrado poniéndote Odalisque, a mí la verdad es que me marea, así que yo he optado por Envy

Publicar un comentario

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB