¿Paramos un poco?

jueves, 7 de noviembre de 2013 7 comentarios

Aquí estoy, casi un mes más tarde. Qué poca vergüenza.

Parece que últimamente no tengo tiempo de parar mi mundo durante un par de horas y ponerme a escribir el siguiente post. Durante este tiempo que he estado callada, se puede decir que mi vida ha girado en torno a un partido de fútbol, ese que me llevó hasta Manchester en un autobús litera. En las semanas pre-viaje había que prepararlo, dejar todo más o menos colocado para que no faltara nada en mi ausencia y sobre todo, había que perder el tiempo soñando que el gran día. Apenas estuve cinco días fuera (Manchester-Chester-Londres) pero a la vuelta, tocó recolocar otra vez todo en su sitio, intentar solventar las faltas producidas y sobre todo, había que perder el tiempo asimilando lo bien que lo habíamos pasado.

Entenderéis que entre todo este ajetreo no haya tenido demasiado tiempo para ponerme a escribir.
Pero el otro día, gracias a una foto encontrada en esa maravilla llamada Pinterest, me di cuenta que hasta se me estaba olvidando parar para oler las rosas que encuentro en el camino.

Volví muy british del viaje

Y quien dice rosas dice todo lo demás. Y quien dice oler dice todo lo demás.

Por lo que os propongo un trato. Yo prometo parar un poco más a menudo para ponerme a escribir si vosotros me prometéis parar un poco para oler las rosas, o lo que se tercie.

Porque realmente tenemos la suerte de que nuestra vida está repleta de pequeños placeres. Placeres en forma de jabones de Olivia, tostadas de pan de hogaza, hidratantes corporales de Barr-Co, sábanas limpias, brisa marina, café recién hecho, papel perfumado para forrar nuestros cuadernos favoritos, una buena crema de manos, bolsos de cuero, tormentas de verano, chimeneas encendidas, ese momento de abrir la ventana a primera hora de la mañana, velas de ensueño, paseos otoñales, un bizcocho en el horno, el tónico de rosas de By Terry, una playa desierta en invierno, el cuello de esa persona tan especial, un libro nuevo, uno viejo, la hierba recién cortada, o simplemente ese perfume que tanto nos gusta y que tan mecánicamente utilizamos ya. Paremos dos minutos para disfrutar un poco.

Por desgracia, estos días la vida también me ha recordado (una vez más, mira que insiste y parece que no aprendemos) que estamos aquí de paso, que cuando menos lo esperemos se nos acabará el tiempo, o lo que es peor, se le acabará a alguno de los seres que más queremos. Y nosotros mientras tanto haciéndonos los ocupados, los agobiados.

Con lo fácil que es parar y oler las rosas del camino. Seguro que se nos escapa una sonrisa.


Besos!

7 comentarios:

  • Sarai dijo...

    Hola guapa!!

    Tienes toda la razón!! LA verdad que yo siempre he sido de olerlo todo jaja pero lo haré más aún!!

    Cada vez que veo el anuncio de vodafone de la chica que hace perfumes con olor a nuevo me acuerdo de ti! jaja

    Siento tu pérdida...

    Un besazooooo

  • Misslareta dijo...

    Genial!!! Si es que me encanta tu blog porque me lees el pensamiento.
    A mi todo me huele bien!....cuando me acuesto y me perfumo, cuando me levanto y en la ducha saboreo el perfume de un jabón de Olivia, cuando me acerco a mi colección de perfumes y es todo un ritual elegir la combinación perfecta de aromas que ese dia me apetece .... En fin.... Que bonito es oler!!

  • GatoconVodkas dijo...

    Sigue siendo un placer leerla, señorita ;)
    PD: Hurrengo urtean Champions gehiago. Keep calm and etxera bueltan Cadamuro.

Publicar un comentario

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB