My Infinite Fragrance Playlist II

miércoles, 5 de febrero de 2014 5 comentarios

El otro día, estaba escuchando cierta canción que me encanta mientras olía una muestra de un perfume nuevo y me acordé de lo mucho que disfruté expresando perfumes con canciones hace algo más de un año (aquí). Me puse algo nostálgica, pensando en cómo me gustaban las fragancias que elegí, en sus respectivas canciones... y en qué divertido fue todo el proceso buscopareja en general. Me sorprendí a mí misma encumbrando aquel original y único post como uno de los que más me gustó escribir y dando por hecho con cierto derrotismo, que sería un tren que no volvería a pasar.

Pero, si tanto disfruté y tanto me gustó, ¿qué me impedía repetir el proceso? ¿Acaso todos los demás post que escribo no se parecen unos a otros en cierta manera?

Por lo que he decidido retomar aquel viaje olfativo-musical que quedó aparcado en la nostalgia de Angéliques sous la pluie y el After the storm de los Mumford & Sons y despegar de nuevo en busca de nuevas emociones. Recordar que es conveniente darle al play mientras leéis.

Empecemos con alegría...


L'Eau de Hesperides - Plage


Chispeante, veraniega, un soplo de positividad contagiosa en estos tristes días de invierno. Diptyque pone a nuestro servicio todo su arsenal de cítricos: naranja amarga, limón, mandarina, petit grain... y los acompaña con el frescor extra de la menta, el romero y la hierba vende.

Con sólo unas notas iniciales los Crystal Fighters consiguen montarnos en una furgoneta destartalada, todos juntos, en cuadrilla, para llevarnos a pasar el día una playa desierta. En el plan del día entran olas, juegos, risas... y alguna que otra quemadura, pero nada que un buen after sun no cure. ¿Sentís la brisa marina?




Timbuktu - Ordinary Man

¿Tienen olor las caricias? ¿Y música?

El territorio de Timbuktu está en las distancias cortas, ese territorio que es suyo pero también el tuyo. Timbuktu es un susurro cálido, es esos brazos que cuando te abrazan sientes que siempre supiste que pertenecías a ellos. Timbuktu es vetiver, incienso, papiro, mango, mirra, pimienta y cardamomo pero de la manera más sutil posible. Tan original y tan vuestro a la vez. Suyo y tuyo.

La misma debilidad siento por las voces que son como caricias, que consiguen estremecerme sin necesidad de acercarse al oído. Las historias que cuentan suelen ser las mías, con hombres no ordinarios y mujeres menos ordinarias aún.




Silver Iris - Turn me on


Silver Iris también son caricias, pero aún más cálidas, personales y empolvadas. Su mezcla de iris, grosella negra, hoja de violeta, ámbar y almizcle, le da una sensualidad comedida, elegante, nada exuberante pero igual de efectiva.

La dulce voz de Norah Jones consigue llevarnos al mismo momento íntimo, entre susurros, y a poco que hayas visto Love Actually, te imaginas a Rodrigo Santoro diciéndote que eres preciosa. Y eso, le eriza el vello a cualquiera.




Noir Patchouli - I bet you look good on the dancefloor


Quien no arriesga no gana. Patchouli, cuero, almizcle, bayas de enebro, cilantro, notas florales... crean una composición cañera y rompedora, dotando al patchuli de un ritmo trepidante que te sorprende en cada compás.

La fuerza de patchouli la condensaron los Arctic Monkeys en su primer sencillo frenético. A algunos se les hará difícil de creer, pero su "ruido" es música celestial para mí, me relaja y me pone de buen humor. De la misma manera que la mayoría de los patchoulis, que aún sin ser para todos los días, suelen ser justo lo que necesito en esos momentos que necesitas la ayuda de un empujón.




Eau Illuminée - Nessum Dorma


Y terminemos a lo grande.

¿Alguna vez habéis probado al despertaros abrir la ventana y mientras entra el aire fresco de la mañana poner Nessum Dorma a todo volumen? Por supuesto, tiene que ser con  Pavarotti. Doy fé que es la mejor manera de empezar el día. Su fuerza hace que brille el sol hasta en los días más grises, llenando de energía cada rincón de tu cuerpo.

Eau de Illuminee tiene una combinación muy simple de albahaca, bergamota y lavanda, pero su fuerza no necesita más florituras. Es luminosa, vibrante, poderosa. Es Pavarotti hecho perfume, que no necesitó saber leer música para transmitir todo ese sentimiento que nos regalaba cada vez que abría la boca.




Besos!



5 comentarios:

  • Londeval dijo...

    Pues yo estaré esperando un Infinite Fragrance Playlist 3, 4 y hasta dónde quieras. Siento que casi puedo entender mejor un perfume con la música que con las palabras, y si además las parejas están formadas por esas canciones increíbles, estaría todo el día releyendo, oliendo y escuchando el post y el blog de arriba a abajo. Genialísima entrada, que blog tan maravilloso!

  • MlleEmmus dijo...

    Acabo de descubrir este blog tras mi primera adquisición de Diptyque y estoy conmovida por la belleza de las descripciones y asociaciones. Gracias por este viaje maravilloso. Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB