Los olores de la Bacall

jueves, 14 de agosto de 2014 6 comentarios

Sobre la Bacall había que escribir. Todo homenaje será poco para ella y las palabras se me van a quedar cortas.

Siempre se dice que no cualquier tiempo pasado fue mejor y que hay que tener la certeza de que el futuro nos depara grandes cosas, en este caso grandes películas y grandes actores. Pero mirando la foto que ilustra este post me entran todas las dudas.

No sé muy bien por qué, pero estos días, cada vez que veía una foto de ella me venía a la mente Sabina cantando eso de "quién supiera reír como llora Chavela...". Luego se me olvidaba eso de reír y llorar y me quedaba pensando en quién pudiera hacer algo con la mitad del estilo que la Bacall. Qué mitad, una mísera décima parte.

En esta vida hay gente que lo tiene y gente que no. Y ella lo tenía. Tenía belleza, elegancia, saber estar y en su mirada se atisbaba una serena inteligencia que la hacía aún más admirable.

Dicen que su perfume fetiche era Calandre de Paco Rabanne, creado por Michael Hy en 1969 y con un carácter tan especial que dicen que cuesta clasificarlo en alguna familia olfativa. Aldehídos, notas verdes, rosa, muguet, bergamota, musgo de roble, vetiver, raíz de Orris, almizcle y geranio entre otros, un original popurrí olfativo que hoy en día cuesta creer que saliera a la luz bajo en nombre de una marca comercial. Pero es que en el pasado perfumístico las cosas también era muy diferentes.

También dicen por ahí que le gustaban los perfumes de Diptyque, sin especificar. Yo me la imagino oliendo a las especiadas Eau Lente, L'Eau o L'Autre. O por qué no, a la rosa verde de L'Ombre dans L'Eau (aquí), así podría tener algo en común con ella.

Pero si hay un aroma que mi cabeza relaciona con ella es Bandit de Robert Piguet. Cuando empecé a interesarme por esto de los olores, alguien me contó como si fuera un secreto que había ido pasando de boca en boca durante décadas, que Lauren Bacall se perfumaba con Bandit cuando tenía que meterse en el papel de femme fatal. Desde entonces, me han llegado más chascarrillos sobre las fragancias de los famosos, sin ir más lejos Fracas es una de las más adoradas por las celebrities, pero ninguna encaja tan bien y se te hace tan fidedigna. Lo digo yo y lo dice cualquiera que haya olido Bandit. Ese perfume tuvo que haber sido hecho para ella porque simplemente huele a ese halo de misterio inteligente. Cuero, musgo de roble, gálbano, civeta, aldehídos, vetiver, mirra, artemisia, patchouli... olerlo es viajar en el tiempo a aquella época en blanco y negro con aquellas miradas que decían más que las palabras. Bandit es el legado en forma de olor que nos deja, su legado olfativo. Todo su universo y su carácter enfrascado en un elegante bote negro.

Suertudos nosotros que podemos intentar tocarlo con la punta de dedos perfumándonos un poco. Intentarlo ojo.


Besos!



P.D.: Aquí más chicas Piguet en blanco y negro.

6 comentarios:

  • Londeval dijo...

    Sí, es cierto sobre ella se tiene que escribir, porqué era tan magnética, icónica, salvajemente guapa, cero sobreactuada, que todo homenaje es poco. A mí su muerte me ha pillado, casualidades de la vida, leyendo El Sueño Eterno de la serie del detective Marlowe, de Raymond Chandler, que una vez adaptada a la pantalla protagonizaron ella y su marido: menudo Marlowe era Humphrey! El caso es que llegue a las novelas de Chandler sobre el detective Marlowe, a través de un homenaje; La Rubia de Ojos Negros, que firma Benjamin Black y recupera el personaje de Marlowe, y de ahí pasé a los originales. Después de una sequía lectora (rara en mí) las novelas de Chandler me han amenizado el verano, y en casi todas acabo pensando en este blog por todas las veces que se ha hablado de literatura y perfume. En las novelas del detective Marlowe que he podido leer, el perfume, el que usan las féminas protagonistas, se convierte en obsesión. En casi todos los capítulos de La Rubia de Ojos Negros ( la protagonista es perfumista) , La Dama del Lago ( esposa de un magnate de la perfumería) , o del Sueño Eterno, la estela que proyecta la femme fatale de turno acompaña y persigue al detective en los asuntos turbios del Hollywood de los 40. En su caso habla de perfumes ficticios inspirados en perfumes de la época. Nunca he tenido la suerte de oler Bandit, pero quién sabe si alguno de los perfumes que describe Chandler está inspirado en él. A mí la lectura compulsiva de las novelas de la serie Marlowe me ha pillado usando Eau des Merveilles (este verano me ha dado por ahí) que he leído que su componente de ámbar gris recuerda al mar, la sal y las alagas, y no digo yo que no, pero a una le huele a casas en penumbra, rojo de labios y libros viejos

  • Anónimo dijo...

    Pues yo tengo que agradecer a Maia que tras un maravilloso cursillo perfumistico que hice con ella tuve un flechazo con Bandit y ahora es uno de mis perfumes habituales. Me encanta la idea de compartir un olor con Laurent Bacall. Milesker Maia!

  • Anónimo dijo...

    Maia! Quería pedirte opinión sobre un perfume. Que opinas sobre neroli portofino? Merece la pena siendo tan caro? Thanks!:-)

  • Maia dijo...

    Hola @anonimo! Si te gusta te diría que lo compraras porque lo vas a disfrutar. Personalmente en ese estilo me gustan mucho los de Atelier Cologne y tienen mejor relación cantidad/precio. Besos!

Publicar un comentario en la entrada

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB