101 perfumes que hay que oler antes de morir (Introducción)

jueves, 16 de octubre de 2014 7 comentarios
Foto de Mieke Willems

A estas alturas de la película, una ya tiene la sensación de que ha olido todo todo lo que tenía que oler. No, me expreso mal. Es más la idea de que ya nada te sorprende, de que ya conoces toda la amalgama de olores que se pueden crear. Muchas veces me encuentro mirando más al pasado con curiosidad que al presente/futuro con ilusión. Si os digo la verdad, no sé cuándo fue la última vez que me sorprendió de verdad una fragancia. Pero sorprender, sorprender. Ese momento de estar oliendo algo y que la boca y los ojos se me abran a más no poder. A veces echo de menos esa inocente sensación de tener un mundo nuevo por delante a descubrir.

Al hilo de estos pensamientos, se me ocurrió hacer unos post-s bajo el título '101 perfumes que hay que oler antes de morir' y a consecuencia, me he pasado unos días pensando en esos olores de mi vida que deberían de estar en esa lista de imprescindibles. Los baremos han sido varios: algunos están por su calidad indiscutible, otros porque me marcaron, los hay de esos que son tan únicos que son hasta difíciles de oler... Pero sobre todo creo que me ha quedado una lista muy personal. Subrayo lo de personal, porque en ningún momento me gustaría sentar cátedra, y quisiera dejar muy claro que esa lista es totalmente subjetiva. De hecho, hacerla me ha demostrado lo poco que he olido en esta vida todavía.

Yo pensaba, que el hecho de enumerar las fragancias me serviría para recordar todo lo que he disfrutado (y disfruto) con este oloroso mundo. Y la verdad es que me ha valido para recordar momentos mágicos en los que fui poco a poco descubriendo olores que nunca habría podido pensar que existían, un mundo fantástico, casi onírico, que a veces olvido lo mucho que me gusta y me hace disfrutar.

Pero además, me ha hecho darme cuenta que aún tengo mucho por oler y por descubrir. Que en mi lista hay demasiadas marcas que se repiten demasiadas veces y que no debería de ser así. Me ha hecho recordar que el año pasado me dije que investigaría más y que compraría más muestras desconocidas, porque para una marca diferente que descubrí el año pasado ya hay dos perfumes suyos en la lista.

Las vueltas que doy con mi ilusión y mi hastío.

Supongo que serán consecuencia natural de estos cinco maravillosos años que va a cumplir el blog. Un lustro. Se dice fácil. Bonito aniversario para empezar con la recopilación, para hacer un punto de inflexión y ampliar miras. Por lo que os invito a estar atentos a vuestras pantallas y a acompañarme en este viaje reflexivo que empiezo, seguramente, el lunes que viene.


Hasta entonces, un beso!




7 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB