101 perfumes que hay que oler antes de morir II

jueves, 23 de octubre de 2014 5 comentarios

(Aquí la introducción y aquí la primera parte)


7.- Green Irish Tweed de Creed: Siendo Creed una de las grandes casas perfumísticas inglesas, alguna representación tenía que tener. Green Irish Tweed es cítrico y limpio, asombrosamente femenino para ser masculino y asombrosamente masculino para ser femenino. Pero ahí está su gracia. En su elegancia pura, sin estridencias, sin querer llamar la atención. Limón verbena, iris, hoja de violeta y sándalo. ¿Por qué olerlo? Porque es un clásico renovado, más moderno de lo que pudiera parecer.

8.- Gin Fizz de Lubin: Creada en 1955 por Henri Giboulet en homenaje a Grace Kelly, le dieron en nombre del cóctel que tan de moda estaba en aquella época. El protagonismo de los cítricos se acompaña con el enebro, el azahar y el vetiver, creando una armonía suave y luminosa, apetecible en cualquier momento. ¿Por qué olerlo? Porque es un aroma con historia que conserva todo su esplendor aunque vaya a cumplir su 60 aniversario.

9.- Sel Marin de Heeley: Una de las fragancias marinas por excelencia, con notas de agua marina, sal y algas. En su lugar podría haber puesto Côte d'Amour de L'Artisan Parfumeur, pero Sel Marin siempre me ha parecido más pura. ¿Por qué olerlo? Porque simplemente huele a mar.

10.- Eau du Cologne 68 de Guerlain: Es el único perfume de una marca comercial que he metido en la lista, y lo he hecho porque al ser de la colección exclusiva, no está nada masificada. A priori, el número 68 es un homenaje a la ubicación de la mítica sede de la casa en la Avenida de los Campos Elíseos, pero también es el número de notas que tiene la fragancia. Dicen, que cuando se vaporiza, las notas van apareciendo en el orden que está escrito en el frasco y que se pueden oler una a una: Bergamota, Mandarina Verde, Limón, Clementina, Cedrat, Naranja, Naranja Sanguina, Cal, Hoja de Pomelo, Albahaca, Hinojo, Anís estrellado, Lavanda, Laurel, Ciprés, Elemí, Tomillo, Mirto, Petitgrain Amargo, Petitgrain de Mandarina, Petitgrain de limonero, Pera, Hoja de Violeta, Hoja de Hiedra, Genciana, Nota de Savia, Grosella Negra, Freesia, Lirio del Valle, Hoja de Avellana, Ciclamen, Cardamomo, Cilantro, Pimienta Negra, Grano de Pimienta Rosa, Nuez Moscada, Jengibre, Frangipani, Magnolia, Azahar, Peonia, Rosa, Clavel, Ylang-Ylang, Lychee, Higo, Zarzamora, Flor Inmortal, Masilla, Opoponax, Ámbar, Benzoína, Vainilla, Jara, Heliotropo, Iris, Haba Tonka, Salvia, Almizcle, Pachuli, Madera de Agar, Cedro, Sándalo, Vetiver, Almizcle Botánico, Nota de Praliné, Mirra, Liquen. ¿Por qué olerlo? ¿Acaso con lo contado hasta ahora no os ha picado la curiosidad ya?

11.- Terrasse à St-Germain de Jul et Mad: Éste es un aroma que aunque sorprenda, el cariño se le va cogiendo poco a poco. Creada en 2012 de la mano de Dorothee Piot (con sus notas principales de patchouli, limón y almizcle), recibió el premio a mejor fragancia nicho de año. ¿Por qué olerlo? Porque es un patchouli cítrico, fresco, totalmente diferente, innovador y original.

12.- Eight & Bob: Cómo nos gusta que los olores tengan historias detrás... y este perfume tiene una preciosa que es un poco larga de contar pero que en Olivia lo hacen muy bien (aquí). Las notas de jengibre, patchouli, bergamota, cedro, láudano... le dan un carácter entre verde y amaderado, pero siempre chispeante. ¿Por qué olerlo? Porque es un aroma fresco totalmente inusual y se tiene la sensación de que nunca se ha olido nada parecido.

13.- Eau de New York de Bond No.9: Yo no puedo ser imparcial con esta fragancia, fue mi olor en aquel viaje a lo Thelma & Louise que hice con mi amiga Z hace unos años por tierras cántabras y asturianas. Fue el compañero perfecto por aquellas carreteras que no sabíamos a dónde llevaban, que lo mismo terminábamos en un bar de un pequeño pueblo escuchando la conversación de unos amigos cincuentones que llevaban toda la vida juntos, que nos quedábamos paradas en el camino porque había una vacada plácidamente tumbada en la mitad. Y mira que el nombre evoca un sitio mucho más cosmopolita... pero qué se le va hacer. Para mí sus notas siempre serán más verdes de lo que ya son de por sí, un acorde de neroli, petit grain y limón verbena creado por Vera Vanore en 2004. ¿Por qué olerlo? Porque el petit grain (la hoja del naranjo) es una nota al que no se le han hecho suficientes fragancias. Es mágica e infantil, en el mejor sentido de la palabra.




Seguiremos informando...


Besos!

5 comentarios:

  • Marta Pérez dijo...

    Soy muy fan de tu lista, ya te lo dije y te lo vuelvo a decir, pero tengo una pregunta: ¿dónde puedo olerlos? Porque al no ser comerciales no sé dónde los puedo encontrar. Con el de Guerlain probaré suerte en Sephora o ECI, pero a saber si está o si me miran con cara rara jajaja.

    Besos!

  • Maia dijo...

    Ay Marta! Eso es lo bonito! Que no se encuentran en todos los lados y que algunos no son fáciles de oler, jeje. Lo mejor es informarte en internet sobre los puntos de venta de cada marca he ir poco a poco completando el mapa del tesoro. Aún y todo, si quieres información de algunos en concreto escríbeme un mail y a ver si podemos localizarlos.

    Un beso!

Publicar un comentario

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB