Cata Literaria

miércoles, 7 de enero de 2015 6 comentarios

El año pasado lo terminé de una de las maneras más bonitas que se podría terminar. Junto con la periodista Ruth Pérez de Anucita, tuve el honor de guiar una cata literaria en la maravillosa librería Garoa de Donostia (librería por nombrarla de alguna manera y para que os hagáis una idea, aunque en realidad es mucho más). El planteamiento era sencillo: poner olor a los libros.

Durante las semanas previas, elegimos libros, olimos perfumes... y sobre todo disfrutamos mucho con todo el proceso. Cualquiera que me conozca un poco, intuirá la ilusión que me hacía organizar algo así y aún más teniendo en cuenta la gente con la que he estado rodeada para ello. Ha sido un placer.

Intentamos elegir libros que la gente conociera, que aunque no los tuviera leídos, supiera cuál podría ser la atmósfera del libro y que evocaran olores diferentes entre ellos. Así la lista quedo confeccionada por: 'Twist' de Harkaitz Cano, 'Jane Eyre' de Charlotte Brontë, 'El amor en los tiempos del cólera' de Gabriel García Márquez, 'Seda' de Alexandro Baricco y 'El sueño eterno' de Raymond Chandler. Luego hubo un bonus track, pero eso os lo contaré al final. Primero hablaba Ruth, nos introducía un poco en el libro y leía un trozo elegido para la ocasión. Así, conseguíamos meter al oyente en la atmósfera deseada, o lo intentábamos al menos, para luego poder disfrutar la experiencia olfativa al completo.

Seguramente, para la mayoría de los lectores de este blog ajenos a la literatura vasca, 'Twist' de Harkaitz Cano sea la gran desconocida de la lista. Publicada en el 2013, ha sido uno de los títulos más laureados que se haya escrito en euskera en los últimos años (Seix Barral publicó su traducción el año pasado, creo) y tiene uno de los inicios más potentes que haya leído nunca. En ella, a modo de prólogo, una voz subterránea (literal) introduce al lector en la historia, y nosotros, quisimos poner olor a esa voz inicial, al hecho de estar enterrado. Podría haber sido Lonestar Memories de Tauer, hasta el título le hubiera ido como anillo al dedo. Pero si realmente hay un olor terrenal, ese es Dirt de Demeter, al menos de los que he llegado a oler. De hecho, tuve ciertos problemillas para hacerme con la fragancia y al final no llegó a tiempo, pero sabía que en cuanto los asistentes olieran Dirt, entenderían que me hubiera presentado en un acto de tal índole con una muestra tan cutre que ofrecer. Puede que la tierra de 'Twist' tuviera que ser algo menos húmeda, pero sin duda fue el olor que más cautivó a los presentes.


Tal y como Ruth dijo, en 'Jane Eyre' y en aquellas higueras de Thornfield Hall (aquí) estaba el germen de toda esta idea. Por eso Jane tenía que estar, no sólo por ser el inicio de todo, sino porque también es uno de mis libros favoritos y para mí era un reto ponerle perfume. Podría haberme inspirado en los campos ingleses, en esa humedad que le faltaba a 'Twist' y aquí rebosa por todos lados, pero quería encontrarle un olor a ella, a Jane. Siempre he pensado que el hecho de que aquella lectura mía oliera a higuera, hizo que no me parecía una historia tan triste y tenebrosa como suelen decir. Para mí 'Jane Eyre' siempre será una novela optimista y luchadora, más allá de su feminismo, algo así como un ejemplo a seguir. Al principio me quedé bloqueada cuando empecé a buscar mentalmente un olor que hiciera justicia a ese carácter, tenía mis dudas de que pudiera encontrar algo que estuviera a la altura. Hasta que cuando menos me lo esperaba se hizo la luz: L'Ombre dans L'Eau de Diptyque. Cuanto más lo pensaba más me parecían hechos uno para el otro. Con esa salida verde, húmeda, casi amarga, y esa rosa que poco a poco va cogiendo seguridad, hasta irradiar una luz inimaginable en un principio. Esa rosa era mi Jane, la que se crece ante las adversidades más verdes, con calma y paciencia, sin perder la ilusión de ser feliz algún día y vivir la vida que se merece.

Cambiando de sitio, de estilo y de aroma, pasamos a 'El amor en los tiempos del cólera', a esa longeva historia protagonizada por Florentino Ariza y Fermina Daza. Vanille Givrée des Antilles de La Maison de la Vanille fue la asignada, una fragancia dulce, embriagadora. Vainilla y patchouli, con la presencia anecdótica del haba tonka, la lavanda, la mandarina y la bergamota. Podríamos haber optado con una fragancia más floral, pero nos parecía que Florentino y Fermina se merecían un olor algo más empalagoso y pastelón, en el mejor sentido de las palabras. La Vainilla de las Antillas nos hacía viajar a aquel ambiente cargado que irradian las palabras de García Márquez. Pero ésta es nuestra percepción, estaríamos encantadas de conocer las vuestras.

'Seda' de Alessandro Baricco lo leí camino a Madrid en el mes noviembre, ocupó justo justo las horas del viaje de ida. Lo leí para la ocasión, fijándome en cada expresión aromática e intentado exprimir la esencia que destilaba. Las opciones fueron varias, pero que Kilian tuviera una colección llamada Asian Tales inclinó la balanza. Entre ellas, Water Calligraphy con su aroma floral acuática de nenúfar, magnolia, jazmín, pomelo, vetiver y cardamomo. Un aroma delicado del lejano oriente, casi cristalino, como el lago en el que Hervè Joncour veía retales de su vida.


Lo olido hasta entonces fue mera ligereza, porque aquí empezaron las curvas: 'El sueño eterno' de Raymond Chandler y su inseparable versión cinematográfica con el rostro de Humphrey Bogart y Lauren Bacall. Para ella, como no podía ser de otra manera, el cuero chypre de Bandit de Robert Piguet. Fue la misma actriz la que eligió la fragancia para perfumarse con ella los días de rodaje con la intención de meterse mejor en el personaje y por mi parte diré que que no pudo haber escogido mejor. Creada en 1944 y relanzada en 1999, conserva la misma atmósfera en blanco y negro compuesta por cuero, musgo de roble, gálbano, aldehídos, civet, vetiver, mirra, artemisia, patchouli o gardenia entre otros. Ahí es nada. Pocos perfumes exigen tal "saber llevarlo". Para Bogart, en cambio, tuvimos que buscar algo que estuviera a la altura. Pudo ser Pohadka de Ys Uzac, pero el tabaco inicial se diluía entre notas verdes más frescas y menos humeantes, por lo que nos decantamos por Cuir de Mona di Orio. Cuero, castoreum, cardamomo, opoponax, ajenjo y enebro. Un aroma rudo, pero con una elegancia natural, capaz de hacerle frente a Bandit sin perder la compostura en ningún momento. Creo que Chandler daría su aprobación.

Y hasta aquí llegó la parte más explicativa de la cata y empezó el juego. Tocaba cambiar las tornas, hablar de un perfume y ver si los oyentes eran capaces de adivinar a qué libro se lo habíamos puesto.

El almizcle es una de las notas más utilizadas en perfumería, su aroma es casi imperceptible pero ayuda a fijar las demás notas. Casi todas los perfumes que se le hacen suelen tener una aroma muy limpio, por eso, Maurice Roucel quiso hacer para Frederic Malle un almizcle sucio, devastador. Objetivamente, Musc Ravageur huele a vainilla, clavo, canela, almizcle, haba tonka y sándalo, pero más allá de ello, tiene un halo carnal de sudada sensualidad. Huele a piel, al contacto, al roce... y creo que pocas palabras más fueron necesarias para que una de las asistentes dijera "Pues a mí esto me huele como el olor final del 'El Perfume'...". Y justo era ese aroma que Grenouille va creando al capturar la esencia de sus víctimas lo que queríamos evocar. Porque 'El Perfume' tenía que estar y porque esa fragancia tan cautivadora que Süskind ideó, es lo que aún intentan conseguir tantos y tantos perfumistas.

Fue un placer guiar la cata.


¡Besos!




6 comentarios:

  • Cremitas Perfumadas dijo...

    ¡¡Qué maravilla esta cata literaria!!... Y qué difícil poner olor a los libros, pero que tarea tan emocionante y sensorial... Debe ser muy lindo relacionar los aromas con las palabras ya que ambos producen emociones... Para mí el aroma de "El Amor en los Tiempos del Cólera" podría ser el de "Angel" de Thierry Mugler por su fuerza y su dulzura que, a mí, me evocan ese amor aplazado de Florentino y Fermina en el escenario de ese clima tropical de Cartagena de Indias. Los otros libros que mencionas no los he leído, pero la manera como narras sus aromas es fascinante... Un abrazoooo giiiigaaanteeee

    P/D: Creo que te pueden gustar los siguientes enlaces:

    1. En este foro de la web Fragrantica una participante propone el juego "Perfume the Heroines of Jane Austen!" http://www.fragrantica.com/board/viewtopic.php?pid=1590423#p1590423

    2. Mira también este "tablero" de Pinterest titulado "Austen Smells" http://www.pinterest.com/ecfriede/austen-smells/

    3. En este blog muestran un set para hacer perfumes inspirados en las heroínas de Jane Austen http://hellogiggles.com/channel-inner-jane-austen-heroine-diy-perfumes

    Otro abrazote

  • Anónimo dijo...

    Benetan zoragarria deskribapena, eta hori usain ez genituela...
    Urte berri on eta
    jarraitu idazten aurten ere, ....mesedez.

  • Anónimo dijo...

    Aupa Maia!

    Ze polita dena!! Ta ze pena galdu nuela! Hurrengoan mail bat bidali arren...Irakurri nuen zerbait, baino gero egunerokotasunean (dexente dudala) pasa egin zitzaidan. Ta ni ere "maitemindua" nago Garoaz.

    Mx potolo ta ondo segi!

    Irune

  • MakeUpDecor dijo...

    Hola! Pedazo post. Ya tienes una seguidora y te he nominado a un premio Liebster :) para que los blogs no tan conocidos amplien su círculo como los nuestros. Te dejo aquí todas las instrucciones http://www.makeupdecor.com/premios-liebster/

  • Londeval dijo...

    Oh dios mio! lo que pagaría por una experiencia así ; cata literaria! solo de imaginarlo mi imaginación vuela muy arriba!! y pienso en lo lejos que me quedan esas posibilidades! que maravilla la esencia de Jane; me parece que aunque estuviera siglos oliendo no se podría encontrar nada más perfecto, más justo para ella. Post de 10. Bravo!

Publicar un comentario en la entrada

 

©Copyright 2011 El tocador de Dorothy | TNB